Sabalo,una especie que produce adicción

 

  

Solo hay sábalo y muy probablemente sábalo chico, estamos fuera de temporada y en estos meses de invierno, el sábalo residente en la isla se mueve rápidamente buscando mejores condiciones…”

Por: Carlos Godoy

Estas fueron las palabras con las que “Ruso”, uno de los guías más reconocidos en la Península de Yucatán, respondió a mis interrogatorios acerca de qué podía yo esperar en el viaje de pesca que estábamos arreglando y que a la postre, sería mi primera experiencia pescando con mosca en el mar, hace ya algunos años.

Después de aquella llamada, debo confesar que estuve a punto de cambiar el destino de mi viaje pues yo estaba ilusionado con pescar un macabí y no un sábalo, que además era casi un hecho que sería un sábalo chico pues estaríamos pescando en el mes de diciembre, mes en el que debido a las condiciones, es un poco más difícil de encontrar sábalo.

Hice algunos intentos de conseguir un guía que me llevara a pescar  macabí ( bonefish ), una de las especies mas tradicionales para la pesca con mosca en el mar, pero increíblemente no pude contactar a nadie que me ofreciera la posibilidad de pescarlos en esas fechas. No tanto por que no fuera una buena temporada, si no por que las fechas decembrinas  mantenían a los guías ocupados en otras actividades.

Ahora doy gracias a Dios, por que después de esta aventura no solo me convertirá en un fanático perseguidor del sábalo, si no que surgiría una gran amistad con Alejandro Vega,  el “Ruso”.

Una vez instalado en la Isla de Holbox, al norte de la península de Yucatán, Darwin el hermano menor del “Ruso” me comentaba algunos detalles del tipo de pesca que realizaríamos al día siguiente mientras ambos observábamos un reñido juego de baloncesto en el parque principal del pueblo.

Las palabras de Darwin, lejos de alentarme, en realidad solo hicieron que perdiera un poco la esperanza de atrapar mi primer pez de agua salda con caña de mosca… “Es difícil, conozco muchos pescadores experimentados que han tenido que venir 3 ó 4 años seguidos antes de lograr capturar su primer sábalo grande con mosca…”

Con esas palabras en la mente traté de conciliar el sueño pero realmente no pude hacerlo antes de que el reloj marcara casi las 3:00 de la mañana.

Esa mañana, parado en la orilla del mar y mientras esperaba ya con ansia que el “Ruso” permitiera que iniciáramos ese día de pesca, una extraña bonanza, difícil de tener en esas fechas, apareció ante mis ojos una vez que el sol levantaba en el horizonte.

“Vamos a intentarle con los grandes, el mar esta en calma y es posible que los grandes plateados se dejen ver…” La esperanza que había perdido aquella noche frente a la cancha de baloncesto, parecía renacer ante aquellas mágicas palabras.

¡Vamos por ellos!

Mi corazón aceleraba su ritmo mientras trataba de poner atención en todas y cada una de las instrucciones que recibía en ese momento… no cabe duda de que estábamos en el lugar y en el momento adecuado.

Después de algunos lanzamientos prendemos al rey de plata… la adrenalina comienza a fluir por todo el cuerpo, tensión máxima en la línea, habíamos enganchado un magnífico ejemplar, ése con el que todo pescador de sábalo sueña antes de una pesca.  La línea de mosca se convertía en ese momento, en la conexión que unía mi sangre con la sangre de aquel ser y que cambiaría para toda mi vida la percepción de la pesca con mosca.

La gran potencia de su aleta trasera permitía al gran sábalo mostrar la totalidad de su cuerpo por fuera del agua, tratándose de arrancar el acero templado del anzuelo. Su enorme cabeza se agitaba de lado a lado y temía  que el anzuelo saliera disparado de su boca tan singular.

El carrete giraba a cientos de revoluciones por minuto y se desvanecían los cientos de metros de línea que jamás pensé que algún pez sería capaz de jalar.

La batalla se prolongó por tres horas y cada minuto de la última hora  sentía que mis brazos estaban a punto de desprenderse. Al final, el esfuerzo casi sobrehumano tuvo una gran recompensa: un hermoso sábalo de más de 90 libras que me había hecho sucumbir ante su grandeza.

Tres horas de las que tengo grabados todos y cada unos de los detalles que ocurrieron en esos momentos. Tres horas que me convirtieron en un adicto a la pesca del sábalo con mosca.

Sábalo, una especie que produce adicción

El Sabalo

El Tarpon (Megalops Atlanticus) también llamado “Silver King” y conocido como sábalo en México es una especie migratoria muy común en las aguas del Golfo de México.

Es un pez que se encuentra normalmente en los esteros, ríos y canales. Le encanta explorar las zonas de manglares y lagunas de poca profundidad.

El sábalo promedio alcanza más de 200 libras de peso pero es muy probable que existan peces de mayor tamaño. En las costas de África han sido vistos especimenes que fácilmente rebasarían las 350 libras de peso aunque a la fecha, no ha sido reportado que pescador alguno haya logrado una captura de tal magnitud y menos con equipo de mosca.

En el continente americano, los sábalos de mayor peso han sido pescados en la zona del río Homosassa en las costas de Florida. El récord actual de pesca de sábalo con mosca fue roto en estas aguas por Jim Holland, Jr. en el mes de Mayo del año 2001. Este sábalo tuvo un peso que superó las 202 libras, despedazando el anterior registro del legendario Billy Pate que estuvo vigente desde el año de 1982 y que rondaba las 188 libras.

En México la mayor concentración de sábalos se da en el Golfo de México y en la península de Yucatán en lugares como la Isla de Holbox, La costa de Campeche y la Bahía de Ascención.

En cualquiera de estos lugares podemos encontrar sábalos pequeños durante todo el año pero las mayores concentraciones se dan durante los meses de Abril a Agosto que es cuando ocurren las migraciones de los grandes sábalos en estas costas.

Estos lugares ubicados en la península de Yucatán, cuentan con campos y guías de pesca que dan todas las facilidades para el pescador que busca vivir esta experiencia.

Pescando Sábalos con mosca.

Para algunos pescadores sigue siendo algo inexplicable como un enorme sábalo  puede ser atraído por una diminuta mosca. Una posible explicación la tenemos en que estudios recientes parecen indicar que esto se debe a un reflejo de su etapa juvenil cuando el sábalo se estuvo alimentando principalmente de larvas y pequeños peces.

En sus etapas tempranas, los sábalos se mantienen generalmente cerca de las zonas de manglares donde el alimento abunda y se protegen de gran cantidad de depredadores. El tamaño del sábalo en esta etapa no supera las 25-30 libras de peso. por lo que la caña ideal para este tamaño de peces es una caña del número 8 o 9.

En realidad un sábalo pequeño puede ser dominado por cañas de menor número pero el factor del viento y el tamaño de las moscas es algo que forma parte del juego y que debemos de considerar.

Estos sábalos se mueven en aguas poco profundas por lo que una línea flotante es la mejor opción. Anzuelos en tamaños que van del #1 al #2/0 son suficientes para enganchar correctamente un sábalo pequeño.

El carrete debe tener buen sistema de freno y al menos 100 yardas de línea de respaldo .

La recomendación para los líderes es de 16 a 20 libras de resistencia con un “shock tippet” de 30 a 40 libras. El “Shock tippet” es la parte final del líder que se utiliza solamente para evitar que el sábalo lo reviente por el constante roce del mismo con su áspera boca.

La mayor dificultad en la pesca de estos ejemplares se presenta después del enganche ya que normalmente cuando enganchamos un sábalo en las zonas de manglares lo primero que debemos hacer es evitar que este corra a refugiarse entre las raíces y poner la presión máxima que nuestro líder permita.

Cuando el sábalo supera la etapa juvenil, este empieza a moverse en aguas mas abiertas en la parte exterior de los manglares y alcanza un tamaño considerable por lo que lo mínimo recomendable es una caña del número 10 para poder enfrentarlo.

El carrete debe tener buen freno y almacenar al menos 200 yardas de línea de respaldo de 30 libras de resistencia. A diferencia de cuando se pesca en zonas de mangle, cuando el sábalo se sienta enganchado, presentará una larga carrera intentando alejarse lo más posible de la zona que le ha producido el trauma.

La línea puede ser flotante pero esto depende del lugar en donde estemos pescando. En México, las aguas donde encontramos los sábalos son generalmente más profundas por lo que algunas veces debemos utilizar una líneas de hundimiento o intermedias.

Un líder de 16 a 20 libras de resistencia deben ser suficientes para un sábalo de este tamaño pero algunos pescadores prefieren asegurar utilizando líderes de 25 o mas libras. No olvidemos de agregar la sección de “shock tippet” que en este caso debe de estar en el rango de las 60 – 80 libras de resistencia.

Las moscas ideales para estos sábalos van amarradas en anzuelos de tamaño 1/0 al 3/0.

Cuando hablamos de pescar sábalo grande, la historia toma un rumbo diferente. Enfrentar un ejemplar adulto de esta especie es algo que requiere equipos adecuados, así como también una buena preparación física del pescador ya que  no es nada raro que estas peleas con caña de mosca, duren hasta dos, tres o incluso mas horas

Cañas del número 12 ó 13 son el mínimo requerido así como carretes especialmente diseñados para especies grandes y con capacidad de almacenaje de por lo menos 300 yardas de backing de 30 libras de resistencia.

En México se utilizan casi siempre líneas de hundimiento pero también pueden utilizarse las líneas que combinan una parte que flota y la otra que se sumerge ( F/S).

Si lo que pretenden es establecer un récord mundial avalado por la IGFA no deben utilizar líderes mayores a las 20 libras, pero si lo que quieren es realmente tener posibilidades de pescar un gran sábalo con mosca, no duden un utilizar líderes de 25 o 30 libras de resistencia. Mayor libraje en el líder no es recomendable pues este no permitiría que la mosca caiga adecuadamente en el agua al momento de lanzarla. “El shock tippet” debe de tener al menos 100 libras de resistencia.

Las moscas deben ser amarradas en anzuelos del número 3/0 o mayores y estas deben ser de un material de buena calidad. Infinidad de veces he visto anzuelos romperse ante la fuerza tan imponente de estos majestuosos peces.

Las Moscas

La parte más importante de una mosca para sábalo es que esté amarrada sobre un anzuelo con el filo suficiente y que brinde mayores posibilidades de penetrar la dura boca del pez.

Las moscas tradicionales para sábalo son amarradas en anzuelos cortos y el material se presenta de la parte media del anzuelo hacia atrás.

En aguas poco profundas y claras utilicen moscas ligeramente vestidas. En aguas más profundas o turbias, se utilizan moscas construidas con más material y con brillos para que desplacen más volumen de agua al momento de ser trabajadas.

El patrón mas conocido en la pesca de sábalos, es la famosa mosca “black death” en la tradicional combinación de rojo y negro. Esta misma mosca se puede atar en otras combinaciones de colores como morado/negro o amarillo/negro que también han demostrado su efectividad.

Para sábalos pequeños, moscas atadas en anzuelos 1/0 son suficientes. Para sábalos grandes deberán utilizar moscas atadas en anzuelos 3/0 o 4/0.  Estos tamaños podrán parecer pequeños para el pescador tradicional de sábalo pero en la pesca con mosca, el utilizar anzuelos pequeños generalmente otorga mejores resultados.

La pesca de sábalo con mosca es una experiencia que todo pescador no puede dejar de vivir.

No olvidemos que si logramos capturar uno de estos magníficos ejemplares, deberemos de tratar de regresarlo siempre con vida al agua. Aquel pescador que logra tener en sus manos el trofeo de su vida y toma la decisión de regresarlo con vida al agua, en ese momento deja de ser un simple aficionado a la pesca para convertirse en un verdadero pescador.

La pesca de sábalo sigue cautivando a todos y cada uno de los pescadores que se deciden a enfrentarse a estos grandes y poderosos peces que aún habitan en los mares tropicales del Mundo.

Si aún no lo han hecho, los invito a intentarlo, háganlo y seguramente serán un pescador más que se vuelve adicto al mundo de los grandes y majestuosos reyes plateados.

Carlos Godoy

cgodoy@flyfishing.com.mx

 

Deja tu comentario de : Sabalo,una especie que produce adiccion

Sábalo pequeño

Andrés | 02.07.2015

¿Hasta que talla y peso se considera sábalo pequeño?

Re: Sábalo pequeño

Carlos rico | 04.08.2015

Yo pienso que de 1kilo

informacion academica

jissRoman | 25.06.2015

quisiera saber si han realizado estudios biológicos pesqueros o económicos del Sábalo en Yucatan¿

Gracias espero su pronta respuesta.

wahoo

miguel apaa | 26.03.2014

Yo pescó en la bahía de Chetumalyo voy acompañado de papas y un buen pescador llamado Gabriel yy los pescamos mucho con señuelos cabeza roja

pesca

hector howlet | 27.09.2013

que bonito ejemplar y muy valiosa su informacion, felicidiades

corrijan esto

cristhian alexander | 09.04.2012

este documento es una basura partida de idiotas

Nuevo comentario